Porque los niños se comen las uñas

Comerse las uñas es una costumbre muy común en los niños. Este mal hábito que suele adquirirse en la infancia pero muchas veces se mantiene toda la vida, se llama técnicamente onicofagia.

En principio, no hay que preocuparse demasiado, ya que lo más común es que el hábito desaparezca con el tiempo, aunque para los padres se puede tornar una eternidad.

Estos consejos les ayudaran a controlar el problema.

 

 

• No hay que regañarlos, ridiculizarlos o llamarles la atención porque esto puede aumentar su ansiedad, que es lo que los lleva a comerse las uñas.

• Todo lo que aumente su autoestima, por ejemplo decirle lo que hace bien, puede ayudar.

• Es útil tratar de establecer cuando empezó el niño con este hábito; pudo haber cambiado su alimentación, o de cuarto en donde duerme, o puede estar por venir un hermanito, o puede haber habido otro pequeño o gran acontecimiento que le causa o le causó ansiedad.

• También es conveniente fijarse en que momento lo hace. En general, se trata de momentos de tensión, fatiga o aburrimiento.

Si los papás descubren algo, es importante que hablen con el niño o la niña sobre ese factor que esté preocupándolos, y de este modo, explicarles lo que sea necesario para tranquilizarlos.

Cuál es la actitud que no debemos tomar

• Ignorar el problema diciendo, todos los hacen, no pasa nada.
• Castigar al niño por hacerlo
• Señalarlo en público, hacerlo sentir vergüenza por no controlar el problema.

Si te ha gustado el post, compartelo y ayudanos a crecer.

Unete a nuestra Fanpage Siguenos en Twitter

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario